Una de las cosas que más pereza nos da a los españoles es tener que buscar presupuesto taller para la reparación del coche que se ha averiado así, sin avisar, tirando por tierra todos los planes que ya estaban hechos para pasar estas fechas de fiesta, estas fechas navideñas.
Lo mejor es hacer un barrido de las opciones que se nos ofrecen ya que el mercado es muy amplio. Ahora bien ¿cualquier cosa es buena? ¿Debemos de confiar en todo lo que nos ofrecen en los talleres? ¿Por qué hay diferencias tan grandes en los presupuestos si en todos se expone la misma reparación?

La mano de obra es la misma, está claro que cada taller mecánico tiene sus tarifas y que cobran la mano de obra según vean conveniente pero ¿y el precio de los repuestos?  No podemos dejarnos engañar, si los precios que nos ofrecen son demasiado bajos, lo más probable es que quieran arreglar nuestro coche con unos recambios de segunda mano.
Los recambios de segunda mano son eso, de segunda mano, por lo que no todo el mundo los quiere, por suerte para los que preferimos los recambios nuevos existen talleres que solo comercializan este tipo de recambios, ya que en un coche prácticamente nuevo es una verdadera lástima meter una pieza de segunda mano. Eso está bien para coches viejos, para los que tienen ya  muchos años y las reparaciones que se les hacen son apaños para que vayan aguantando un poco más, coches con los que todavía no se ha perdido la esperanza y todavía se cree que se pueden arreglar y van a durar unos años más.

Para los demás, los coches más actuales, la mejor opción es la de utilizar repuestos y piezas nuevas, a estreno, de las que se desprecintan antes de instalarlas en el coche, esas son las piezas que debemos de comprar, aunque sean un poco más caras que las de segunda mano, a la larga tu coche lo agradecerá. Las piezas son todas las mismas, todas iguales, pero no es lo mismo una pieza que ya ha estado en un vehículo y que ha sido rodada durante miles de kilómetros, el desgaste es evidente, por muy bien que quiera estar la pieza en cuestión.

Debemos andar sobre seguro y no jugárnosla con lo desconocido, sobre todo con el coche que debe de ser lo más seguro posible.